miércoles, 30 de marzo de 2016

DEFINIENDO EL SCRAP

Buenas tardes almas creativas:

Como reto creativo de marzo, Up and scrap, que, por cierto, celebra su cuarto cumpleaños, ¡muchas felicidades y a seguir creciendo y creando, equipazo! propone definir lo que supone para nosotros el scrapbooking. Podéis ver más detalles pinchando aquí



Mi proyecto para este reto, es una caja de arte. Antes de explicaros lo que significa y como es mi definición del scrap, debo remontarme al momento en el que éste llegó a mi vida. Ocurrió hace cinco años. Me veía un poco perdida tras estudiar una carrera que no terminaba de llenarme, a pesar de ser lo que yo quería en ese momento. Con el tiempo fui descubriendo que las prioridades, al igual que todo en la vida, van cambiando. Y que eso no es malo, si sabemos ver las oportunidades que llegan a nuestra vida. Pero yo por aquel entonces no lo veía así. Me había mudado a un lugar que tampoco me gustaba mucho, fruto de un efecto colateral del enamoramiento crónico. Varios trabajos en los que no encajaba o que no eran lo que me hacía feliz se sumaban a la ecuación. Y, como los problemas nunca vienen solos, parecía que todo a mi alrededor iba cuesta abajo. Estaba pasando una mala época. Yo, que soy la persona más positiva del mundo, empezaba a sentir eso que llaman tristeza, decaimiento, agotamiento, desánimo, y un sinfín de sentimientos que siempre solía ver desde la barrera.

Todo cambió un día en el que un libro llegó a mi vida. Siempre he dicho que las casualidades no existen. Que (casi) todo llega a nuestra vida por un motivo. Acababa de recibir un catálogo de una conocida editorial de libros y me encontraba distraída ojeando sus páginas, preguntándome, como cada vez que me llegaba, por qué no me daba de baja de una vez, ya que mis pilas de libros llegaban casi hasta el techo y se mantenían en torres desiguales de precario equilibrio. Estaba a punto de dejar el catálogo cuando, de repente, vi un libro que atrajo mi atención. Se trataba de un libro rosa con dos mariposas en la portada. El título no me aclaró mucho: “Scrapbook Fácil. Proyectos paso a paso”. (Podéis comprarlo aquí ).No tenía ni idea de lo que era aquello del Scrapbook. Jamás había oído esa palabra. Tampoco conocía a la autora, Bienve Prieto. Pero había algo en aquel libro que hizo que, sin pensármelo dos veces, cogiese el teléfono e hiciese mi pedido. Tengo que decir que en aquellos momentos no me interesaba para nada el mundo de las manualidades. Hacía años había ido a clases privadas de dibujo y también de manualidades, donde hice la gran mayoría de cuadros en 3D que hoy adornan mis paredes, pintaba paneras, servilleteros, danajuanas y un sinfín de cosas más que pronto dejaron paso a otras prioridades en mi vida. Así que no tenía ni la más remota idea de por qué había comprado aquel libro. Dicen que no puede juzgarse a un libro sólo por su portada, pero eso fue lo que me pasó a mí con aquel libro. Quizás fueron las mariposas, ya que recientemente otra mariposa había llegado a mi vida provocando otro gran cambio (esa es otra larga historia), el color rosa, que invitaba a ver la vida de ese color, o mil razones más para hacerlo. Pero esa decisión cambió mi vida para siempre.


Pocos días después llegó el libro y, aunque me pareció muy bonito, apenas me pareció práctico en mi vida en aquel momento. Tengo que decir que hice un intento de tarjeta de navidad con unos discos desmaquilladores de algodón a modo de muñeco de nieve, un poco de confeti y unas cartulinas que tenía por casa y, afortunadamente, de aquellos engendros, no queda rastro alguno (no creo que ninguno de los agraciados lo conservasen). Después de aquello, pensé que mi relación con el scrap había muerto sin apenas empezar.

En aquella época estaba muy interesada en la repostería creativa. En España apenas se empezaba a hablar de los cupcakes y yo estaba muy emocionada aprendiendo a elaborarlos. La repostería había entrado en mi vida como un huracán. Pero, al igual que en aquella época apenas había tiendas conde comprar material de scrap decente, tampoco había donde comprar productos de repostería. Un día estaba pensando en diseñar las cápsulas de los cupcakes, y recordé que la chica del libro del scrap tenía un grupo en facebook. Fue el primer grupo al que me uní y poco sabía yo, por aquel entonces, todo lo que aquello aportaría a mi vida. Inocentemente, le lancé una pregunta sobre el diseño de cápsulas de cupcakes y empezamos a escribirnos. Al principio hablábamos sobre temas superficiales de cápsulas de cupcakes, ya que Bienve era otra apasionada de  la repostería, hasta que un día, tras innumerables intercambios de mails y de confidencias,  descubrimos que nos habíamos convertido en grandes amigas.

Poco a poco, mi amiga Bienve me fue metiendo en el mundo de los intercambios, de los mini álbumes, y de muchas cosas más que no tenía ni idea de que existían. Me volví adicta a su blog y el Scrapbook, finalmente, se ganó un hueco en mi corazón. Y Bienve se ganó toda una parcela con su nombre. Quien me iba a decir a mí, aquella mañana que compré un libro rosa con mariposas, que yo terminaría escribiendo el prólogo de un libro de aquella autora cinco años después “Art Journal: Mi diario artístico paso a paso” que podéis comprar aquí 


Dicho esto, paso a explicar mi proyecto y su simbología de mi definición del Scrapbooking.

No concibo el Scrapbook sin Bienve Prieto. A través de su libro y de su blog aprendí casi todo lo que sé sobre Scrap. Así que mi proyecto es una caja de arte, que tiene que ver mucho con mi idea de lo que es el scrap y además un pequeño guiño a ese libro tan estupendo que cambió mi vida. Aquí podría incluir que el scrap es amistad. Gracias a él he conocido a personas maravillosas e imprescindibles en mi vida.

El Scrap supone Imaginar, Crear e Inspirar. Tanto en nuestros trabajos, como en los de otros artistas, creo que estos tres conceptos, suponen el alma y el corazón del scrap (y de cualquier otra disciplina artística). Por ello decidí incluirlos en mi caja de arte.


También supone ver las posibilidades de todo lo que nos rodea. Convertir simples objetos en grandes creaciones. Por ello reciclé y alteré una vieja caja que tenía en casa.



Estilo único y osadía. Al principio te inspiras en los trabajos de otros artistas hasta que, con el tiempo, te vas sintiendo cómoda con uno determinado que lleva una gran parte de ti misma. Y, justo en ese momento, descubres que ese es tu estilo, tu marca, tu identidad. Lo que te define como artista. Y, aunque a veces te arriesgues a probar cosas nuevas, cuando encuentras tu estilo siempre lo llevarás contigo y le darás tu toque a todo lo que hagas. Yo decidí salir de mi estilo para este proyecto en el exterior, porque el scrap también es innovación. Es importante salir de nuestra zona de confort y buscar nuevos caminos. Esto tiene mucho que ver con la superación personal y tratar de ir siempre un paso más allá.


El Scrap es alquímico. Consiste, al igual que una receta, en transformar los ingredientes o, en este caso, el material, en algo sorprendente y único. Para mi, existen dos animales alquímicos, que son las abejas, que transforman el polen en miel, y las mariposas, que se transforman de oruga a mariposa. Las mariposas tienen ese componente mágico que relaciono con el arte, con la inspiración. Por ello he creado un arcoíris de mariposas que vuelan libres, al igual que la imaginación humana. Igual que una idea, cuando se forja en nuestra cabeza. Al principio puede parecer abstracto, pero una vez que le damos forma, extiende sus alas y emprende el vuelo de una manera única. Las mariposas las hice con sellos y las coloreé con pintura acrílica.


Por supuesto es experimentación. Probar todos los elementos y materiales que tenemos a nuestro alcance. Las posibilidades son infinitas. Quería darle cierto volumen o relieve a la caja, pero sin que este apagase la idea central que quería destacar, que eran las mariposas. Por ello opté por cortar varios cuadrados y usar el embossing en frío. Tras darle varias capas de gesso blanco y negro, alternativamente, e impregnarlo con spray metalizado, conseguí el efecto que perseguía.

El interior de la caja rompe con la sobriedad del exterior. Quería usar la mayoría de conceptos que he ido aprendiendo durante estos años. Porque el scrap es aprendizaje. Por ello, hice una contraportada combinando elementos de scrap con otros de Mixed Media. Incluí una de mis ilustraciones, Soñadora cuyo título es “Cierro los ojos y pienso en ti”. Porque el Scrap tiene mucho que ver con los sueños y con esa parte inconsciente que sacamos cuando creamos.





En el interior predomina el color rosa. Porque cuando creamos cosas bonitas, mejora nuestro estado de ánimo. Ello aumenta nuestra autoestima y felicidad. Y yo relaciono la felicidad con el color rosa. Pero el Scrap no sólo nos aporta felicidad a nosotros, sino también a las personas a quien va dirigido nuestro proyecto. Hacer algo personalizado, a mano, pensando sorprender a alguien y que requiere de nuestro tiempo y dedicación es muy valioso para quien sepa apreciarlo. Cada proyecto lleva un pedacito de nuestro corazón.


Podría seguir escribiendo durante horas sobre mi definición del scrap. Pero para mi, esta cajita de arte, define la esencia fundamental.


Para mí el Scrap es como una mariposa que vuela libre llevando con ella todo lo necesario para llenar el mundo de alegría y de color. Encierra secretos y dice mucho de nosotros mismos. Siempre es sorprendente y nunca sabes que vas a encontrar durante este camino y aprendizaje. Aporta más de lo que te quita. Al igual que ocurre con los grandes amores, cuanto más te adentras en su universo, más pasión sientes por ésta disciplina. Y consigue lo que pretende: hacer de un  recuerdo algo inolvidable.


Muchas gracias por pasaros por mi Taller de Alquimia. 

viernes, 18 de marzo de 2016

HUEVOS DE PASCUA QUE TE SORPRENDERÁN



Estos días me ha dado una fiebre obsesiva por los huevos de Pascua. Resulta curioso porque, yo que soy una loca de los dulces, en esta fecha es cuando menos suelo hacer.... Rectifico... solía, porque desde que descubrí mi fiebre por los huevos creo que la bestia que ha estado durmiendo todos estos años se ha despertado y ya no va a poder parar... 

Pero, a lo que vamos. todo empezó el otro día, que tenía un montonazo de huevos en casa y no sabía que hacer con ellos. Así que me dije... ¿Y si pruebo a pintarlos? La verdad que nunca lo había hecho y me dio por experimentar a lo loco. Y este es el resultado. 


Para hacerlo, y ya digo que investigando descubrí muchísimas formas de hacerlo, sólo tienes que hervir los huevos en agua el tiempo que suelas hacerlo, pero añadiendo al agua unas gotas de colorante alimentario. Yo usé colorante en gel  rojo navidad de Americolor y el resultado fue un rosa intenso y colorante en gel rojo navidad junto con negro intenso, dando como resultado los violetas. En la red puedes descubrir otras formas para teñirlos sin recurrir a colorantes alimentarios.





Como veis, mezclando tintas se crean motivos sorprendentes. 

Estos huevos son para comer. Pero me apetecía pintar alguno con técnicas de Mixed Media y así poder dar rienda suelta a mi imaginación y fantasía. Así que, como también tenía algún huevo de oca, decidí pintarlo. 

Decidí hacer una galaxia, y este es el maravilloso resultado. 


Me encanta, en serio que no me imaginaba que pudiese quedar así. Para hacerlo solo necesitas lo siguiente:

- Un huevo grande
- Gesso blanco
- Gesso negro
- Pintura acrílica azul claro
- Pintura acrílica azul oscuro
- Pintura acrílica dorada

Primero le di una generosa capa de gesso blanco. Una vez seco (yo me ayudé del secador de embossing que soy un ansias viva) le apliqué dos capas de gesso negro. Después, con ayuda de un pincel grueso pinté todo el huevo de azul oscuro. Sequé con el secador de embossing y le apliqué, a pinceladas, capas de azul claro y otras de azul oscuro. Finalmente, con una esponjita, añadí toques de dorado. Para finalizar, con un cepillo de dientes, salpiqué manchitas de gesso blanco. 

Sencillo ¿verdad? Y, como digo, el resultado es sorprendentemente bonito. 


Y, como guinda del pastel, no podía faltar el toque dulce. Quería hacer algo espectacular y que no fuera lo típico. Así que, investigando por la red, descubrí la receta de  Sandra Mangas de huevos rellenos de brownie que son ESPECTACULARES. no dejéis de pasaos por su blog y de descubrir esta y otras maravillosas recetas. 

Y aquí el resultado de los mios:



Espero que os haya gustado y que os animéis a hacerlo. Yo, desde luego, que voy a pintar y experimentar un poco más. 

Gracias por pasaros por mi taller. Besotes principess@s. 

viernes, 26 de febrero de 2016

CREA TU PROPIO LIBRO DE DIBUJO DE MANERA SENCILLA



Buenos días:

Hoy os traigo un proyecto muy chulo con el que participo en el reto de febrero de Up and Scrap. La temática de este mes es "Estampa aquí y estampa allá, colorealo, colorealo. Y consiste en hacer un proyecto únicamente con sellos y cartulinas. 

Me costó un poco decidir que haría en esta ocasión. Y entonces pensé en hacer un cuaderno de Art Journal. Me inspiré en los típicos libritos de dibujo que son tan populares y que son realmente fáciles de hacer en casa.  El formato elegido es A5, mi preferido. Así puedo llevarlo en el bolso y usarlo siempre que me venga la inspiración. 

El material usado para ello es:

- Una cartulina negra A4 
- Diez cartulinas blancas A4
- Una cartulina azul turquesa 
- Una cartulina granate A4 
- Una cartulina roja A4
- Dos cartulinas color crema A4
- Sello "5 de Coeur" de Carabelle
- Sellos "Un ange á aimer" de Carabelle
- Sello "Script" de Kaiser Craft.
- Sellos "Don´t forget to fly" de Prima Marketing. 
- Sello acrílico de mariposas de Docrafts
- Memento "verde azulado".
- Memento "tuxedo black".
- Statzon "Chai especiado".
- Polvos de embossing "weeping willow green gold"
- Secador de embossing.
- Lápices acuarelables de color turquesa, rosa, violeta y blanco, de Fabber Castell.
- Cera color carne de Neocolor. 
- Cinta de doble cara lisa y gruesa. 





En primer lugar vamos a hacer  el cuaderno. Yo quiero hacer un cuaderno para hacer dibujos en las páginas impares y para hacer pruebas de tintas y textura en las pares. Así, puedo hacer una portada decorada, sin importarme el relieve que le ponga. Si se quiere usar únicamente para dibujo, no recomiendo poner volúmenes ni muchos elementos decorativos. Queda muy bonito pero a la hora de usarlo no resulta nada práctico. 

Lo primero que vamos a hacer es la portada, que haremos con la cartulina negra. La doblamos por la mitad y la marcamos con la ayuda de la plegadora. 

A continuación marcaremos las hojas interiores. Hay que tener en cuenta que, para que nos queden todas iguales, debemos cortar los folios, guiándonos desde la cartulina negra, e iremos cortando en cada folio 1.5 milímetros. Así el primero medirá 1.5 milímetros menos que la portada, el segundo 3, y así sucesivamente. Los iremos colocando en ese orden, estando el folio más pequeño en el centro y el mayor en la parte de fuera. Una vez que los tenemos todos, lo graparemos desde fuera hacia dentro y le ponemos algo con peso para que quede prensado.



Ya tenemos hecho el cuaderno y ahora toca la parte divertida, decorarlo. Como me encantan las decoraciones recargadas y con volúmenes y sólo pueden usarse sellos, decidí crear diferentes tipos de texturas con ellos.

En primer recorté la cartulina granate de manera que dejase ver el borde negro del cuaderno. Esa primera cartulina la estampé con el sello de mariposas de DoCrafts y tinta negra. Después llené la cartulina turquesa, por la parte más rugosa, con estampaciones del sello script también en color negro y le apliqué polvos de embossing con pincel para darle un ligero brillo a esa cartulina. No dejé borde entre la turquesa y la granate por los bordes laterales porque quería que el contraste de la decoración interior fuese mayor y destacase más, pero eso ya es opción de cada uno. 

A continuación realicé varias estampaciones del angel en tinta azul y marrón para dar contraste en la cartulina color crema. Las recorté creando diferentes tipos de capas para dar sensación de movimiento. También apliqué una capa de polvos de embossing para darle más brillo, Decidí colorear sólo la cara y el cabello y hacerlo en tonalidades muy sutiles.  Por último, y con ayuda de la cinta de doble cara, fui pegando las diferentes capas del vestido y de las alas. El resultado es muy bonito. 






También hice varias estampaciones del sello 5 de coeur en la cartulina roja y usé embossing para darle relieve y textura. Para que la composisión no quedase muy plana intercalé unas mariposas de los sellos de Prima Marketing que también embossé. 



Hice una doble estampación de una mariposa con los sellos de Prima usando la técnica del embossing y puse una sobre otra ahuecando las alas de la de arriba. 



Lo mismo con los círculos de la parte superior, que coloqué haciendo super posiciones para dar sensación de movimiento. Añadí dos trocitos de cartulina con frases y creo que el resultado final ha quedado muy bonito. 


Espero que os haya gustado mi libro de dibujo. No dejéis de hacerlo porque es algo muy sencillo y muy útil. Yo voy a realizar varios más, ya que resultan muy cómodos y se hacen en un momento. No tienes excusa y puedes usarlos para muchas cosas. 




Gracias por pasaros por mi tallercito. 



domingo, 31 de enero de 2016

ALBUM DE FOTOS CON TRAMPANTOJO



Buenas tardes:


Qué rápido ha pasado el mes ¿Verdad? Si hace poco estábamos comiendo las uvas y ahora ya estamos preparando la OSV. Vamos, la Operación San Valentín. 

Hoy es un día muy especial para mi, porque es mi cumpleaños. Me encantan los cumpleaños. Si pudiera, estaría celebrando mi No Cumpleaños cada día. 

No soy de esas personas angustiadas por la edad, aunque me gusta bromear sobre ello. ¿Qué ya tengo 36? Pues nada, que he dejado de ser la personaje de Friends para pasar a serlo de Mujeres Desesperadas... y tan contenta. Pero, lo que sí es cierto, es que me doy cuenta de lo rápido que pasa el tiempo. Por lo que hay que disfrutarlo al máximo con toda la gente a la que queremos. 

Y bien, después de esta reflexión de yayita, vamos con el tema. 

Resulta que Up and Scrap esa tienda de scrap y otras manualidades tan molona, ha propuesto un reto mensual. Y yo, que ahora me ha dado por los retos, más que nada porque me obligan a vencer mi pereza para subir las cosas al blog (preparáos con el aluvión de entradas que vais a tener en febrero de todos esos asuntos pendientes de los que siempre os hablo) pues me he dicho... "a ver si me animo".

Pero, lo que definitivamente me ha dado el empuje a hacerlo es el tema del reto del mes de enero que podéis ver aquí. Y es que se trataba de hacer un trampantojo: Ilusión óptica o trampa con que se engaña a una persona haciéndole creer que ve algo distinto a lo que en realidad ve. Y es que yo, como muchas amigas me dicen, soy la reina del usar cosas que tengo de andar por casa para mis proyectos. Así que no me ha supuesto mucha dificultad el tema.

Para este reto he usado dos trampantojos. Ala, para chula yo. (eso, si no contamos la pantalla fotográfica ultimo modelo de poliespan). Y ya por no abusar, jajajaja, que yo cuando me emociono con algo me vuelvo loca. 

Y ¿en qué he pensado para el trampantojo? Pues en un proyecto la mar de bonito. Un álbum que me han pedido para despedir a una compañera de trabajo. 

Así que vamos allá.

Lo primero que tenía claro con este proyecto era hacer algo muy, pero que muy dulce y tierno. La prota de mi album, Ana, es una de esas personas que desprenden muchísima ternura y que siempre tienen una sonrisa para los demás. Así que quería algo que fuera en esa línea. 

Como no me decidía por una colección concreta de papeles, hice una mezcla de cuatro diferentes. Cuando lo terminé me di cuenta de que había quedado inmenso. Pero qué bonitos quedan así tan grandotes y llenos de recuerdos. 

También hice una tarjetita con un mensaje que cada compañera le había escrito. Y, no conforme con ello, decidí escribir un pequeño cuento que las va uniendo y que es un mensaje para Ana. Me pareció tan bonito que pensé... ¿Y por qué no se me ha ocurrido esto antes?

Como el álbum es tan grande solo voy a poner alguna de mis páginas preferidas y la explicación de mis trampanjosos. 

Preparáos porque vienen muchas fotos...









Aquí viene el primer trampantojo. Se trata de un corazón que dibujé y recorté en el papel y debajo le puse las burbujitas estas que se emplean para embalar. Son la mar de prácticas. También las uso para estampar burbujitas en mis proyectos de mix media y para cuando quiero dar volumen a un trabajo pero que se vea lo que hay en el fondo. en este caso, debajo de las burbujas puse un recorte del mismo tono que el papel de arriba, para que fuese algo sutil. Y, al lado, si os fijáis viene el efecto de las burbujitas que os decía, estampadas, que ya venían impresas en el papel. Me pareció original unir ambos elementos. 

Por cierto, que las letras las repasé con mi inseparable Sakura y el efecto es precioso. Resalta mucho más que la letra impresa y le da más fuerza al conjunto. 



Me encanta esta página. Con un sello y tinta de dos colores (en este caso negra y rosa) se pueden crear fondos alucinantes. 






Y aquí aparece el segundo trampantojo. ¿Alguien lo ve?? 



Pues aquí está. Es el trozo de madera sobre el que va posado el pajarito. ¿Sabéis las maderitas que vienen detrás de los lienzos? Me he quedado en blanco y no recuerdo su nombre. Bueno, pues tengo un montón en casa. Cuando hice la tarjeta, mi idea principal era ponerlo sobre una rama dibujada. Y, entonces, como momento inspiración me dije... "Eh, eh... ¿Qué tal quedarán los chismes esos? (Vale, creo que no se como se llaman no que se me olvidase el nombre jajaja)". Así que cogí uno para probar y para darle un efecto más realista lo coloreé con el tono marrón y rosa de mis pinturas Lyra. el resultado me ha encantado y sin duda volveré a usarlo para mis proyectos de Mixed Media. 





Espero que os haya gustado este proyecto. Yo me he divertido mucho haciéndolo y le he puesto todo mi cariño . 

Y amenazo con volver en breve con muchas cosillas para enseñaros :P